BRECHA SALARIAL

Si, existe, aunque algunos diga por ahí que no es cierto, que solo es una forma de llamar la atención de las mujeres, existe.
No lo digo yo, lo dicen los estudios. España no es el único país, por desgracia está estandarizado por el resto del mundo. Al parecer las mujeres necesitan menos dinero para alimentarse, será porque en los supermercados hay dos precios, el de la mujer (más barato) y el del hombre (más caro), sino no me explico por qué la brecha salarial sigue existiendo y aumentando en vez de ir en disminución.

Como concepto técnico podemos decir que la brecha salarial es la diferencia que existe entre los salarios percibidos por los trabajadores de ambos sexos calculada sobre la base de la diferencia media de los ingresos brutos por hora de todos los trabajadores.
Resulta que aunque la mujer tenga una cualificación igual o superior a la del hombre, la brecha salarial existe.

Una brecha que se prolonga con el paso de los años y es que, a veces no nos damos cuenta que a menos retribución menos cotización y a menos cotización menos prestación, lo que se traduce en un nivel de vida más bajo entre hombres y mujeres. La calidad de vida laboral y económica disminuye en las mujeres a lo largo de su vida.
La prestación por desempleo o por jubilación será acorde con lo que ha cotizado, por lo que la mujer, se verá desfavorecida también en dicha circunstancia.
"Según el informe global sobre la desigualdad de género 2012 que elabora anualmente el Foro Económico Mundial, en el que se evalúa la brecha de género de 135 países, España ha descendido catorce puestos en tan solo un año en el ranking de países más igualitarios" 
Fijaos, tan solo un año y España va aumentando una discriminación injusta. Pero esto es difícil de ver. Las mujeres tienen las mismas funciones, la misma responsabilidad y las mismas tareas asignadas que los hombres, pero en muchas empresas el contrato de la mujer no es el mismo que el de los hombres, por lo que hacen el mismo trabajo y cobran menos.
La mentalidad de que todas las mujeres tienen cargas familiares hacen más difícil su inserción, por lo que la cotización de la mujer también es menor. Hay autores que afirman que en muchos casos, los reclutadores piensan que aunque en el momento de la entrevista de trabajo la mujer no tiene cargas, en un futuro las tendrán, dificultando así el paso hacia el empleo de la mujer.
Una asunción que tiene la sociedad aún es que la mujer tiene que buscarse las maneras para conciliar su vida laboral con su vida familiar, por ser las últimas que se han incorporado al mercado de trabajo. No importa que la carga sea del hombre, es la mujer la que tiene buscar la conciliación (afirmación ésta de algunos autores).

Unos de los problemas de la conciliación es la retribución de la persona que concilia. La cosa es que como son las mujeres las que se ven obligadas a buscarla, bien porque su pareja no quiere conciliar o bien porque gane menos que su pareja.
Una de las más utilizadas medidas de conciliación es la jornada parcial. Con ella, el trabajador cobra un porcentaje menos en función de lo que trabaja, por lo que se traduce en una menor prestación en el futuro. El problema es que una vez más, quien se suele pedir la reducción de jornada para la conciliación es la mujer.

A mi parecer, este problema no es solo empresarial, sino que es un problema de Estado difícil de resolver en el que entra en juego el Gobierno, las empresas, la economía y la sociedad.

Ser mujer no es fácil en un mundo en el que la cultura la infravalora y aunque es cierto que poco a poco vamos avanzando, un solo paso atrás puede ser la perdición de cualquier país que más tarde intente resolver este conflicto.



NOTA: soy consciente de que existe un conflicto con respecto a este tema. Me ciño a la realidad de los estudios que demuestran  que este hecho existe y que los gobiernos europeos intentan hacer algo por resolverlo pero a día de hoy sigue siendo imposible.

CONVERSATION

0 comentarios:

Publicar un comentario